• Nación

La elección de 2018, factor de riesgo económico: Hacienda

También resultados del TLCAN y la reforma fiscal en Estados Unidos.

México.- El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio González Anaya, identificó ayer tres riesgos para la economía mexicana en 2018: el proceso electoral de este año, la incertidumbre en torno a las renegociaciones y los resultados del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la reforma fiscal en Estados Unidos.

En conferencia de prensa en la residencia oficial de Los Pinos, acompañado por Eduardo Sánchez Hernández, vocero de la Presidencia, para presentar las Perspectivas económicas para 2018, González Anaya admitió que es natural que haya cierto nivel de incertidumbre por el proceso electoral de este año; sin embargo, destacó que hay un marco institucional sólido.

Es natural que haya incertidumbre en un año electoral, no sólo para México, sino para todo el mundo. No sabemos quién va a ganar; sin embargo, México tiene instituciones democráticas y tiene amplios consensos alrededor de la responsabilidad fiscal y del Banco de México.

En torno a la renegociación del TLCAN, consideró que el escenario más probable es el de un resultado exitoso.

El caso estadunidense

Al referirse a la reforma fiscal estadunidense, explicó que la reducción de impuestos está siendo financiada con un aumento del déficit, por un billón 450 mil millones de dólares, durante los próximos 10 años.

Aseguró que, considerando los impuestos locales, las tasas promedio en Estados Unidos se mantienen en niveles similares e incluso superiores a las de México.

Debido a que el país vecino parece encontrarse en niveles cercanos al empleo pleno, el estímulo fiscal tendrá un impacto limitado sobre su actividad económica.

El funcionario no quiso confirmar si se reducirá el impuesto sobre la renta (ISR) o se homologará el impuesto al valor agregado (IVA) como posibles cambios fiscales en México, pero señaló que está en conversaciones con la cúpula del sector privado y anticipó que la base tributaria en México continuará creciendo.

El secretario aseguró que México seguirá siendo competitivo, gracias a su estabilidad macroeconómica, la presencia de múltiples tratados comerciales y las reformas estructurales.

El país, agregó, va a seguir siendo competitivo y será el destino de altos volúmenes de inversión extranjera como resultado de la continuidad de la política económica, las bases sólidas de la estabilidad macroeconómica y por la implementación de las reformas estructurales.

González Anaya dijo que en los pasados cinco años México ha presentado un crecimiento promedio de 2.5 por ciento, el cual está por encima de otras economías, como Rusia, Argentina y Brasil.

Por su parte, el vocero de la Presidencia destacó que a diciembre de 2017 la economía mexicana acumuló 32 trimestres de crecimiento ininterrumpido.

Muestra de ello es que en lo que va del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se ha acumulado un crecimiento de 13.1 por ciento, el doble que en la administración anterior.

Además, por primera vez en tres décadas se crearon más de 3 millones de empleos formales y suman el equivalente al doble de los generados en los 12 años anteriores.

En su oportunidad, José Antonio González afirmó que a México le ha ido bien pese a la caída de 2.5 millones de barriles de petróleo a 1.9 millones y a la baja en el precio, de 100 a 46 dólares por barril.

Otros factores adversos que ha tenido que enfrentar la economía mexicana han sido la debilidad del sector industrial de Estados Unidos y el proceso de normalización de la política monetaria en aquel país, pero las políticas económicas prudentes y conservadoras de México han tenido éxito.

Entre los resultados positivos está la trayectoria descendente de los requerimientos financieros del sector público, que han bajado de 2.9 por ciento como proporción del producto interno bruto (PIB) en 2017 a un estimado de 2.5 en 2018. El balance primario también muestra una tendencia ascendente, con un superávit de 0.8 por ciento del PIB y el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público se han reducido de casi 50 por ciento en 2017 a 46 puntos porcentuales para el cierre de 2018.

Subrayó que las reformas estructurales han impulsado la productividad y el crecimiento, y se esperan cerca de 159 mil millones por concepto de inversión.

También se ha presentado una reducción de 42.6 por ciento en las tarifas de telefonía móvil y un crecimiento de 287 por ciento en la cobertura de banda ancha entre 2012 y 2017.

Indicó que se ha presentado un crecimiento de cinco puntos porcentuales de los ingresos fiscales. Así, los contribuyentes pasaron de 38 a 64.7 millones en lo que va de la actual administración. Además, uno de cada tres créditos del Infonavit se han otorgado en este gobierno.

Con información de La Jornada.

Versión para impresión

Encuesta

¿Qué partido le parece que está postulando los mejores candidatos para ganar las elecciones de 2018?