• Salud

Pfizer ocultó que uno de sus fármacos previene el Alzheimer en un 64%

A pesar de los buenos números decidieron no seguir investigando ni publicar los datos.

Un equipo de investigación de la farmacéutica Pfeizer encontró en 2015 algo sorprendente: una terapia con el fármaco Enbrel, un potente antiinflamatorio contra la artritis reumatoide, parecía reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer en un 64%.

Decidieron hacer miles de análisis para confirmar lo que pensaron era circunstancial. Sin embargo, se confirmó que el tratamiento tendría un efecto positivo en las personas y, contra lo que se esperaría, la compañía no solo decidió detener los estudios sino que además eligieron no publicar los datos.

Así lo dio a conocer el periódico Washington Post en una investigación especial en la cual aseveran que los investigadores de la división de inflamación e inmunología de la compañía instaron a la empresa a hacer un ensayo clínico para confirmar la hipótesis en miles de pacientes, pero este tendría un costo aproximado de US$80 millones, por lo que decidieron cancelar la investigación.

El periódico contactó a la empresa para dar declaraciones al respecto de la investigación. Desde allí dijeron que el Enbrel no se había mostrado “prometedor” para la prevención del Alzheimer porque no llegaba directo al tejido cerebral. “Se consideró que la probabilidad de un ensayo clínico exitoso es baja. Una sinopsis de sus hallazgos estadísticos preparados para publicación externa, explica que no cumplió con sus estándares científicos rigurosos”, según se puede leer en el descargo.

Según Ed Harnaga, portavoz de Pfeizer, los datos científicos que obtuvieron no fueron suficientemente motivantes para darle curso efectivo a una investigación que le costaría a la empresa decenas de millones de dólares.

Pero otros científicos no están de acuerdo.

Rudolph E. Tanzi, un destacado investigador y profesor de Alzheimer en la Escuela de Medicina de Harvard y en el Hospital General de Massachusetts dice que la farmacéutica debería, al menos, haber publicado los datos por si otros quería continuar la investigación.

“Sería beneficioso para la comunidad científica contar con esa información”, dijo Keenan Walker, profesor asistente de medicina en Johns Hopkins que está estudiando cómo la inflamación contribuye al Alzheimer. “Ya sea que se trate de datos positivos o negativos, nos brinda más información para tomar decisiones mejor informadas”, agregó.

La enfermedad de Alzheimer es una degeneración irreversible del cerebro que causa trastornos en la memoria, la cognición, la personalidad y otras funciones que eventualmente conducen a la muerte debido a un cese completo cerebral.

Se cree que en todo el mundo hay 46.8 millones de personas que viven con la enfermedad de Alzheimer u otras demencias. Para el 2030, si no se dan descubrimientos novedosos, veremos un aumento, alcanzando casi los 74.7 millones. Para el 2050, las tasas podrían superar los 131.5 millones.

Cada 3.2 segundos, un nuevo caso de demencia ocurre en algún lugar del mundo.

Versión para impresión

Encuesta

¿Hizo bien el presidente López Obrador en liberar al hijo del Chapo para evitar una matazón en Culiacán?