El problema magisterial. Causas politicas. Responsabilidades

  • Jorge E. Franco Jiménez

La famosa frase que se atribuye a Don Quijote que dice “Sancho, si los perros ladran es señal de que avanzamos", tiene mucho sentido en estos tiempos políticos, al margen de que la misma se encuentre o no en la famosa obra o sea de otros autores, adquiere relevancia porqué  efectivamente en esta contienda los ataques perversos y las mentiras que se difunden sobre diversos actores políticos se acentúan al ritmo de esa famosa frase y es cuando “los perros” que se sienten afectados por alguien que representa un riesgo para sus aspiraciones, empiezan a ladrar con intensidad, cómo está ocurriendo en Oaxaca.

En esta semana se desataron los ladridos desde la ciudad de México demostrando experiencia para difundir falsedades que buscan convertir en verdades a través de  su repetición, si bien no los emiten directamente, si hacen que otros bien amaestrados lo hagan en su nombre, volviendo a recordar los hechos bien conocidos del dos mil seis y parte del dos mil siete ocurridos en el periodo de gobierno de Ulises Ruiz, en que se desató y desbordó la ira de los que han representado el poder en contra de las medidas restrictivas en la distribución de los recursos y parcelas del poder que se hizo en periodos anteriores..

En esos eventos las diversas y encontradas fuerzas de los adversarios se unieron para debilitar el poder del gobernante en turno lo cual lograron a fin de asegurar la recuperación del control del estado y sus raquíticos recursos. El objetivo fue logrado y permitió un gobierno obscuro de transición a cargo de Gabino Cue, apoyado en principio por priistas, panistas, perredistas y oportunistas connotados e incluso de exmandatarios que buscaron y lograron controlar la sucesión de gobernador hasta la fecha, evidenciado por el encapsulamiento del pueblo de Oaxaca y de sus aspiraciones.

Las perversidades han surgido, así la llaman los perversos que las difunden o que incentivan con los vastos recursos de que disponen del propio erario o de los negocios que hacen desde el centro del país con la distribución y otorgamiento de las obras importantes que manipulan por medio de empresas y estructuras, similares a las que se implementaron en Veracruz, con el exgobernador Duarte ahora perseguido dentro del propio rebaño.

Nuevamente obliga a recurrir a los documentos que reflejan la verdad de lo indagado sobre esos hechos, los del dos mil seis, su origen y causas plasmados por parte los magistrados designados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre violaciones graves de los derechos humanos sufrió y sufre en la actualidad específicamente los habitantes de las ciudad de Oaxaca y zona conurbada, como se prueba con las transcripciones que se reproducen en esta aportación de esa reseña autentica que tengo en mi poder hablan que describe las violaciones graves a los derechos humanos de la población, que dicho sea de paso, persisten en la actualidad.

La investigación es precisa y abundante, soportada en testimonios, documentos, informe y entrevistas que llevaron a cabo los investigadores obteniendo de ello los los resultados que fijan en más de diez legajos que son la fuente histórica de los mismos. Como puntos importantes con vista en la falsa información difundida sobre esos hechos citó a continuación las que considero relevantes para orientar la ponderación que haga de ello el lector.

Se señala en el documento “La problemática que deriva de las estadísticas mencionadas, no es la única que converge en el conflicto de 2006. También encontramos ciertos aspectos de política interna del Estado de Oaxaca, que se sumaron. Para ilustrarlo, enseguida se transcriben algunas muestras que se documentaron en la investigación. “…todo estaba en paz en Oaxaca hasta que empezó el sexenio, es que el sexenio de Eladio Ramírez López fue tranquilo, después de Eladio vino el sexenio de Diodoro Carrasco Palacios, aquí también fue tranquilo, pero un poco entre comillas, porque el que quería suceder a Eladio era José Murat, pero resulta que no fue así, no pudo José Murat suceder a Eladio, sino que fue Diodoro Carrasco”

Continua: “Cuando se da la sucesión de Diodoro, el quería que fuera sus sucesor José Antonio Estefan Cárdenas (sic) y estaban que hasta ya tenían hecha la publicidad para que fuera él, pero a última hora-usted sabe como se mueven estas cosas en los partidos- dijeron que no, que era Jos{e Murat, entonces llega José Murat y haga de cuenta que ah{i se empiezan a radicalizar las cosas, porque ahí no fue una percepción, ahí fue claramente.”

Remata  que Murat reclama que no se le apoya con recurso para su campaña aun cuando son del mismo partido Diodoro y é y, cuando gana empiezan, no tan al principio, a amenazar a ex funcionarios, por lo que “Y entonces sale José Murat y entra Ulises, y Ulises se supone que lo puso Jos{e Murat, pero también estaba identificado con Diódoro porque cuando llegó con Diodoro a Oaxaca, incluso es Diputado Local en la Legislatura cuando llega Diodoro Carrasco, porque hasta recuerdo que fue {él el orador en la toma de posesión de Diodoro en la Legislatura.”

Continua “Pero Llega Ulises y es así como se repite la historia y Ulises empieza a atacar a los de José Murat, y luego llega el conflicto y que creo que todo esto que se dio antes tiene que ver, todos esos intereses, rencores, malos entendidos, cuentas pendientes, se cobran o se quieren cobrar acá.”

En esta maraña de intereses es factor importante, Gabino Cue, otro exgobernador que, con un fuerte apoyo del elector ante el descontento con el Gobierno de José Murat, es contendiente de Ulises Ruiz y pierde, lo que provoca que reaccione con una publicación en la que acusa a José Murat de diversas anomalías electorales que fueron desechadas por el Tribunal Federal Electoral que confirmó el triunfo de Ulises Ruiz. Si embargo factores posteriores unieron rencores y le permitieron suceder a este último como gobernante y propiciar una sucesión pactada de su mandato.

Creo que estos elementos permiten reflexionar sobre el origen y causas de la constante alteración de la paz pública que persisten y se acentúan con la inseguridad que vivimos y la protesta del magisterio como instrumento que auspiciara por una parte que fluyan recursos federales para el gobierno local con motivo de la presión que despliegan para ello, y por otra, sirvan a los mismos interese políticos que, en el pasado, recrudecieron loas acciones que dañan los derechos fundamentales de la población de la ciudad de Oaxaca y sus zonas conurbadas.

Creo que como electores debemos orientar nuestra decisión en las urnas hacia el candidato a la presidencia, diputados federales y senadores que garanticen ser una mejor opción para rescatar al pueblo de Oaxaca de la camisa de fuerza que le han puesto y pretenden mantener y prolongar exgobernantes. Hay mucho más que difundir sobre las causas políticas y que reproduciré en otras colaboraciones en lo que toca a los responsables de las violaciones de derechos humanos.

jfranco_jimenez@hotmail.com