Elecciones, diputados, el municipio, nivel gobierno

  • Jorge E. Franco Jiménez

Oaxaca inicia el proceso político electoral para la preparación de la renovación de ayuntamientos en los diversos municipios ajustados al sistema legal y otros sometidos a sistemas normativos internos, conocidos como usos y costumbres, así como la elección de veinticinco diputados nominales y diecisiete plurinominales locales y los federales, de cuya composición dependerá la fortaleza de los aspirantes a candidatos de gobernador del Estado.

De ahí la importancia de este proceso intermedio que tiene a los partidos en una aparente calma, aunque algunos despistados se auto promovieron como posibles candidatos a gobernador, cuyo apuro fue oportunamente calmado, por quien debe hacerlo cuando aprecia actos de deslealtad en esas personas; no obstante, ello, la política local y su aparente parálisis, se mueve en las tres pistas, la de los partidos, las candidaturas independientes y el género como aspecto relevante.

En este sentido cobra relevancia la integración de los ayuntamientos de los municipios que pudiéramos calificar de amplios por su ubicación y presupuestos vinculada a la composición de la Legislatura Local y de diputados federales por Oaxaca ya que, en esos escenarios, sus miembros se vuelven promotores políticos y de recursos en su zona de influencia enfocados a las campañas que, de alguna manera, suministran ya sea como apoyos de servicios o de gestión por los legisladores y ayuntamientos.

Tres son las cuestiones que se observa son factores preponderantes el género y las candidaturas independientes en la integración de ayuntamientos, con el agregado de los factibles acuerdos de los partidos para presentar candidaturas comunes que les permitan compartir el poder y los recursos respectivos. Oaxaca si bien tiene una composición legislativa, de mayoría morenista y el Ayuntamiento de la capital también, su desempeño, no ha sido acorde con la curta transformación anunciada ni en lo legislativo ni en el municipio.

Los partidos, sus diputados y ayuntamientos en Oaxaca han caminado de la mano hasta hoy, sobre todo en el manejo y distribución de los dineros públicos y de su generosa distribución, como práctica, uso o costumbre o de acuerdo a su normatividad interna no escrita, aunado a ciertos cañonazos estratégicamente dirigidos que hacen transitar las iniciativas que interesan al poder, sin mayor conflicto.

Ante este panorama resalta la necesidad de que el electorado, el ciudadano, la población en general, nos involucremos de acuerdo a nuestra experiencia y tendencia a enfocarnos en un objetivos común, la composición de un poder legislativo con diputados de partido o independientes que propongan medidas legislativas de mejoramiento social y económico, seguridad, justicia, educación y salud en el estado; de concejales en el municipio de Oaxaca de Juárez que se obliguen a gestionar y hacer realidad la calidad, eficacia, transparencia, agilidad y racionalidad de los servicios municipales a su cargo, como parte de los derechos fundamentales de sus ciudadanos.

Recordemos la importancia del municipio en el sistema federal mexicano como nivel de gobierno en una demarcación territorial. Teresita Rendón, señala que el “Municipio es la entidad político jurídica integrada por una población asentada en un espacio geográfico determinado administrativamente, que tiene unidad de gobierno y se rige por normas jurídicas de acuerdo con sus propios fines”; es la ordenación de una comunidad local asentada en un territorio delimitado que cuenta con un gobierno y tiene facultades para gestionar con autonomía, los intereses propios de esa comunidad.

La municipal como institución y nivel de gobierno, en el sistema Federal Mexicano, comparte sus tareas con facultades específicas en un territorio donde sus habitantes y familias viven, transitan y trabajan, propiciando el desarrollo ordenado de la relación comunitaria, en el contexto político, jurídico, económico, cultural, recreativo y de sana y pacífica convivencia.

La composición y objetivo del municipio es atender los servicios asignados en la Constitución al mismo, para satisfacer las necesidades planteadas por la comunidad; es el punto de mayor contacto y cercanía entre el pueblo y sus autoridades. El Municipio es una persona jurídica de derecho público en cuanto se erige como un sujeto susceptible de ejercer derechos contraer obligaciones.

Como tal, el de la Ciudad de Oaxaca de Juárez tiene como marco velar por a) Agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales; b) Alumbrado público; c) Limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos; d) Mercados y centrales de abasto; e) Panteones: f) Rastro; g) Calles, parques y jardines y su equipamiento; h) Seguridad pública, en los términos del artículo 21 de esta Constitución, policía preventiva municipal y tránsito; e i) Los demás que las Legislaturas locales determinen según las condiciones territoriales y socio-económicas de los Municipios, así como su capacidad administrativa y financiera.

El catálogo es amplio y sobre estos puntos se deben enfocar las propuestas y acciones por parte de las aspirantes o aspirantes, con plazos determinados y montos estimados a invertir en esos servicios, para que se posibilite que el habitante, el ciudadano del Municipio de Oaxaca de Juárez las pondere, valore y exija responsabilidades a los futuros integrantes del gobierno municipal. Es conveniente que esta difícil etapa de la vida en México volvamos la vista a nuestro municipio y su efectivo mejoramiento en cuanto a la calidad y eficacia de los servicios a que tenemos derecho e impulsemos la integración de un organismo ciudadano, asociación civil, que represente el interés de exigir cuentas a este nivel de gobierno, por así permitirlo al ser calificado como centro de formación cívica ciudadana, para aprender cómo se gobierna y sirve a la comunidad. Las candidaturas independientes y las mujeres son una opción para reencontrar, recuperar y hacer realidad el objetivo del gobierno como el municipal de esta ciudad, servir a su comunidad con honestidad, eficacia y transparencia, para ello no necesita de parquímetros, sino de un reordenamiento racional del transporte y de la vialidad, como parte de ese objetivo global. Estamos en tiempo de razonar el voto de que disponemos.

jfranco_jimenez@hotmail.com